Ciudades Recicladas por Miguel Tomás

envases5-ciudades recicladas-miguel tomas-more than green

“Siempre me han interesado las formas geométricas. Lo primero que llamó mi atención fueron las formas de los cristales minerales; en los siete sistemas cristalográficos caben infinitas combinaciones formales en las que la naturaleza nos muestra su gran riqueza de posibilidades. Todo un mundo, el cual se podría plantear una posible correlación con las siete notas musicales o los siete colores del arco iris.

En las fotos que a continuación se muestran podemos ver algunos proyectos en los que he estado investigando a modo de juego, con las formas simples que nos encontramos en nuestros hogares, en la cale y normalmente van a parar a la basura.

cajas1-ciudades recicladas-miguel tomas-more than green

En las cajas encontré un modo de juego formando un puzzle de construcción al que se le podía dar el sentido o intención que uno quisiese. Las piezas se podían ordenar a nuestro antojo, amontonar con cierto orden y lograr la apariencia de ciudad. La distribución podía ser caótica, más normalizada o conceptual, formando espirales, formas circulares, cúbicas o piramidales, etc.

Estas cajas fueron pintadas en color y en blanco para enfatizar su aspecto volumétricos dotarlas de una dimensión cromática, consiguiendo manejar una paleta de colores y volúmenes a nuestra voluntad.

cajas3-ciudades recicladas-miguel tomas-more than green

A estas maquetas escultóricas se les fue añadiendo otras formas cilíndricas hasta acabar centrándome absolutamente en las posibilidades del cilindro, la esfera y superficies alabeadas o torneadas fruto de la industria de los recipientes, sobretodo plásticos, presente en multitud de productos. Todo era interesante, desde una farola en la calle hasta la tapa de un bolígrafo.

A esta nueva colección de piezas se les proporciona color, pero no a todas, desvelando su origen en su “anterior vida”.

envases1-ciudades recicladas-miguel tomas-more than green

envases2-ciudades recicladas-miguel tomas-more than green

Sobretodo siendo instalaciones caseras, se convirtió en un pasatiempo el jugar con cientos de piezas y superponerlas o encajarlas para obtener nuevas formalizaciones.

Llegando a imaginar y a proyectar un juego derivado de estas formas, con posibilidades infinitas, que las fotografías expuestas consiguen captar. Un juego abierto y creativo, un nuevo concepto en el que las formas nunca se repiten. Un juego de 100 o 500 formas, en el que nunca encontraríamos ni las mismas figuras ni los mismos tamaños ni los mismos colores; escaseando las repeticiones y con múltiples variedades, chocando con industria juguetera actual con protagonismo total de los elementos fabricados en serie. Característica, esta múltiple singularidad formal, que personaliza los elementos y anima al coleccionismo de posibles aficionados.

Por otro lado he de recalcar que se buscaba un juego sin finalidad concreta, un juego creativo buscando el disfrute estético y arquitectónico, un juego educativo necesario en estos tiempos de juegos de tácticas predeterminadas.

envases5-ciudades recicladas-miguel tomas-more than green

envases6-ciudades recicladas-miguel tomas-more than green

Al igual que a quien le gustan las flores solo ve flores por donde va, ocurre lo mismo con estos elementos de desecho, acabas coleccionándolos. Me he encontrado estas piezas por doquier y también me las recogían familiares y amigos que sabían de mi afición. En realidad no hay que hacer un gran esfuerce en encontrarlas, estos elementos nos rodean allá donde miremos, únicamente se necesita ponerlos en valor, clasificarlos y guardarlos a modo de muñeca rusa para aprovechar el espacio.

Este juego induce a la búsqueda de la estética, el equilibrio visual, la experimentación con el espacio, además de dotes de paciencia y control de movimientos. Esto enlaza con ciertos pasatiempos orientales con el arte en sí mismo.

Además esta experiencia tiene en sí, en el aprovechamiento o reciclaje de elementos de desecho, un trasfondo filosófico en el sentido de que mirando a nuestro alrededor, podemos ser capaces de convertir los elementos “viejos” dándoles un nuevo significado, no solo decorativo, sino además funcional. Así, además, un bote de patatas fritas puede ser un contenedor para nuestros bolígrafos y lápices, una caja de madres convertirse en una mesa y llegar a otras escalas tales como contenedores o vagones de tren convertidos en modernas viviendas. Esta actitud se consolida hoy como una tendencia global hacia el reciclaje, en los más diversos campos de la vida cotidiana.

Miguel Tomás

envases7-ciudades recicladas-miguel tomas-more than green

envases8-ciudades recicladas-miguel tomas-more than green

micro-ciudades recicladas-miguel tomas-more than green