“Escaravox” por Andrés Jaque

“ Lo más llamativo e importante de este proyecto, Matadero Madrid, consistía en proporcionar al enorme y antiguo matadero de la ciudad los recursos que se necesitaban y seguir las rigurosas pautas de protocolo, para dar lugar a una conexión entre estos aparatos, cuyo uso es meramente agrícola. Para conseguir este resultado, se colocaron dos estructuras móviles de despampanantes luces que contenían sistemas de amplificación del sonido, iluminación escénica y proyección audiovisual que, combinadas con gradas portátiles, formaron un entrañable lugar que facilitó las actuaciones abiertas al público.

Además, no sólo ofrecía espectáculos sino que el arquitecto pensaba usarlas como pistas de tenis municipales que se reservarían por horas. El fácil manejo de las infraestructuras se fundamentó en la unión de materiales extraños, a la vez que económicos. Sistemas de riego, invernaderos de Almería, sillas de plástico baratas… Una pequeña combinación de elementos reutilizables que se han usado con fines muy distintos a los que se dirigían en sus inicios. Ha sido un proceso de reconversión tecnológica que ha optado por usar estos sistemas de forma muy curiosa.“

(+info)

(vía andrés jaque)