Juzcar: la ciudad de los pitufos

Lo que comenzó siendo un escenario de película, acabaría proporcionando una nueva identidad a un pequeño pueblo español.

Lo que se suponía iba a ser una transformación temporal parece ahora una trasformación permanente. El pueblo español Juzcar fue pintado totalmente en azul para la última películo de Sony Pictures “Los Pitufos”. Después de 141 días de entorno azul, los habitantes votaron mantener sus fachadas pintadas en este color. La razón es la enorme cantidad de turistas extra que llegan al pueblo y el beneficio económico que ello genera. Según el periódico  The Independent:

“Anteriormente, alrededor de 300 turistas al año pasarían por Juzcar. En los últimos seis meses, aproximadamente 80.000 seguidores de Los Pitufos han realizado su peregrinación al remoto pueblo de la sierra malagueña. El pueblo ha asumido a la perfección su nuevo papel, acogiendo eventos como la ‘Carrera de Pitufos bajo la luz de la luna’, concursos de pintura pitufa o ferias permanentes de comercio pitufo. Incluso hay bodas de temática pitufa, todo esto con el fin de mantener el flujo de fanáticos por lo pitufo.”

Después de la propuesta de Sony de convertir su pueblo en pitufo, los propios habitantes comenzaron a sentirse pitufos. Aunque Sony prometería pintar de blanco el pueblo después de la película, los habitantes encontraron que ser un pitufo no está tan mal.

Resulta interesante comprobar como decisiones ajenas al devenir de las ciudades pueden convertirse en fantásticas oportunidades para dotarlas de una nueva y fuerte identidad que, con el tiempo, acaba por convertirse en el principal económico de las mismas.