La Fábrica: un paseo por la casa de Ricardo Bofill

Ya publicamos dos años atrás en este post un reportaje fotográfico sobre la magnífica rehabilitación de la cementera abandonada que Ricardo Bofill transformó en su hogar. Esta vez mostramos un paseo por esta fábrica reconvertida en mansión de la mano del mismísimo Bofill. Todo un ejemplo de aprovechamiento máximo de lo existente para poner de nuevo en valor sus bondades y convertirlo en una nueva experiencia en todos los sentidos.

“5.000 metros cuadrados, ocho dormitorios, doce cuartos de baño, techos de hasta diez metros de altura y construida con hormigón, cerámica, madera, vidrio. Así es la gigantesca fábrica que el arquitecto catalán Ricardo Bofill ha convertido en su casa en Sant Just Desvern, en las afueras de Barcelona. Nowness, un medio online sobre diseño y tendencias, ha publicado un vídeo, realizado por el cineasta Albert Moyá, en el que el propio arquitecto enseña el interior.

Bofill se enamoró del lugar cuando era joven, tras haber sido expulsado de la universidad. Desde su coche vio el humo de una fábrica de cemento. Se enteró de que iba a cerrar y quiso comprar el terreno. “Es una ruina reestructurada y rehecha donde los espacios sirven para todo”, dice sobre La Fábrica, nombre que ha dado a esta construcción. Minimalismo y sencillez son los rasgos presentes en todos sus espacios, concebidos según estados de ánimo, no según las funcionalidades de una casa tradicional.”

(+info)

(Vía The Huffington Post)