Solar Decathlon Europe 2012

por AMANDINE PANIAGUA:

El último mes de septiembre, ha tenido lugar en Madrid el segundo Solar Decathlon Europe. Este concurso internacional premia las mejores realizaciones de casas solares y pasivas, realizadas por equipos universitarios.

El concurso reúne equipos de estudiantes de varias disciplinas (arquitectura, ingeniería, electrónica, cocina…). Están compuestas entre veinte y treinta alumnos, de grado, postgrado y/o máster (llamados los « decathletas »), coordinados por un profesor responsable (faculty advisor). Apoyados económica y técnicamente por instituciones y empresas, los equipos se encargan de todo el proceso de realización de su casa: desde el inicio del diseño hasta la última fase del concurso en un sitio concreto.

Organizada cada dos años, el Solar Decathlon Europe tiene su originen en el concurso del mismo nombre nacido en Washington, Estados-Unidos, en 2002. La idea es proponer viviendas que permitan reducir el consumo de energía y obtener todo lo que necesiten a partir de la energía solar. ¿Porque la energía solar? Simplemente, porque es la más funcional para que las patentes deriven luego al mercado. Además, conlleva una mayor facilidad en su implantación, medición y puesta en práctica.

Este año, la fase final del concurso tuvo lugar en la Puerta del Angel en la Casa de Campo de Madrid, renombrada la « Villa Solar ». Del 17 al 28 de septiembre de 2012, después de una semana y media de construcción, cada casa pasó varias pruebas y jurados, hasta el resultado final, el 29 de septiembre.

El Solar Decathlon tiene varios objetivos formativos y científicos.

El primero, permite desarrollar propuestas y nuevos conceptos arquitectónicos, técnicos y de vida, de manera concreta y sostenible. Ese campo de investigación y la manera de ponerlo en forma atañe a los estudiantes, las empresas y también el público. Da la oportunidad de presentar modelos reales  y posibles de ejecutar rápidamente, en el tiempo.

Además, los decathletas aprenden a trabajar en equipos multidisciplinares. Se enfrentan a los retos que plantea el futuro de la edificación con el mantenimiento del confort y la calidad del diseño de sus lugares. Tienen, además, la oportunidad de intercambiar experiencias y crecer a través de su trabajo durante toda la competición.

Las universidades, las empresas y los organismos públicos acceden a un nuevo modo de colaboración. Ensayando proyectos científicos en condiciones reales, pueden después llevarlos más adelante en el mercado, perfeccionarlos y aplicarlos a producciones existentes.

En definitiva, la competición se transforma en una simulación de casa, de vida, y de barrio sostenible y eficiente.

Concretamente, ¿cómo se desarrolla el Solar Decathlon?

Durante dos años, cada equipo trabajó en la parte arquitectónica y proyectual de su casa, en su universidad, y enviaron los informes al jurado interdisciplinario. Muchas reglas rigen los criterios de la competición. Cada proyecto tenía que respetar una superficie de captación solar de 20x20m en el suelo, sobre dos plantas de altura. Este gálibo estaba cortado para no hacer sombra a los otros participantes. El suelo no podía estar excavado o plantado y tenía que estar devuelto tal cual estaba antes de la competición. Además, había que respetar muchas reglas importantes de confort, como por ejemplo una temperatura constante de 23°C a 25°C en las casas, o un porcentaje de humedad situado entre 40% y 55%.

Una vez seleccionados, los equipos finalistas tuvieron que construir y montar el prototipo de sus proyectos en menos de 9 días. De hecho, había que favorecer la prefabricación de los prototipos al máximo. Después de montar el edificio, los estudiantes hicieron varias pruebas y prepararon el proyecto para el concurso en el solar de Madrid. En septiembre, trajeron todas las piezas prefabricadas y los materiales para montar de nuevo las casas en la Villa Solar.

Todas las casas fueron conectadas a una misma red eléctrica, así como a la red pública. Este sistema, usado por primera vez en el concurso, permitió a cada casa compartir su energía, y usar la que le sobraba para alimentar todo el barrio de la Villa Solar (oficinas, luz, gastos energéticos de la organización), pero también para las zonas periféricas a la Villa Solar.

Para desempatar los equipos, las casas tenían que seguir 10 criterios de notas (más algunas  bonificaciones de construcción) contabilizando 1000 puntos en totalidad. El ganador es el que tiene el mayor número de puntos. Los criterios son los siguientes: Arquitectura – Ingeniería y construcción – Eficiencia energética – Balance de energía eléctrica – Condiciones de bienestar – Funcionamiento de la casa – Comunicación y sensibilización social – Industrialización y viabilidad del mercado – Innovación – Sostenibilidad. Pasaron siete jurados subjetivos, y tres jurados objetivos, a través de etapas de medición y monitoring[1].

Concretamente, la casa que gana es la que consuma menos cantidad de recursos naturales y produzca un mínimo de residuos durante su ciclo de vida.

Este año, 18 equipos de varios paises del mundo participaron en el Solar Decathlon, 15 equipos de Europa y 3 de Asia y America del Sur :

_ (e)co Team _ España _ Casa: (e)co

_ Andalucía Team _ España _ Casa: Patio 2.12

_ cem+nem- _Portugal _ Casa: cem’ casas em movimento

_ Chiba University _ Japón _ Casa: The Omotenashi House

_ Universidad de Zaragoza _ España _ Casa: Pi

_ PRISPA _ Rumanía_ Casa: PRISPA

_ RWTH Aachen University _ Alemania_ Casa: Counter Entropy House

_ Team DTU _ Dinamarca_ Casa: FOLD

_ Astonyshine _ Francia-Italia_ Casa: Astonyshine

_ Aquitaine Bordeaux Campus _ Francia_ Casa: Sumbiosi

_ CEU Team Valencia _ España_ Casa: SML system

_ EHU TEAM _ España _ Casa: Ekihouse

_ Med in Italy _ Italia _ Casa: Med in Italy

_ Odooproject _ Hungría _ Casa: Odoo

_ Rhône Alpes _ Francia _ Casa: CANOPEA

_ Team Brasil _ Brasil _ Casa: Ekó House

_ Tongji Team _ China _ Casa: Para Ecohouse

_ ECOLAR _ Alemania _ Casa: ECOLAR

Las casas se destacaron por el uso de paneles fotovoltaicos, pero también por el uso de materiales reciclados y de recursos locales, para disminuir los costes de construcción y promover la reutilización. Por ejemplo, la casa « Med in Italy », que recibió el premio de Sostenibilidad, propuso reducir su impacto medioambiental a lo largo del ciclo de vida de la casa. Es decir, reducir el impacto desde la extracción y transformación de los materiales, usando materiales usados y reciclados. Después, durante el proceso de construcción, y los años de uso de la casa, sigue reduciendo los impactos, hasta su demolición, a través, lógicamente, de su reciclaje.

Las paredes estaban compuestas por ventanales de vidrio para aprovechar la luz solar, pero usando una estructura que favorecía la correcta ventilación y temperatura del hogar. El proyecto Canopea del equipo francés Rhône-Alpes tuvo la idea de usar el principio constructivo « core-skin-shell », cuya parte shell consistía en una estructura « caparazón » filtrando la luz y regulando las aportaciones solares, y al mismo tiempo captando la energia.

Es apreciable también una fuerte intervención del verde en las ventanas, los balcones y al interior de los ambientes. Así, el equipo japonés, con su proyecto Omotenashi House, presentó un concepto de casa completamente sostenible, en cuanto a la producción energética, la recuperación de agua pero sobre todo en cuanto al cultivo de alimentos. Se podía producir en esta casa verduras, frutas y arroz para una familia de cuatro. Técnicamente, eso se traducía con la creación de una fábrica de plantas, permitiendo hacerlas crecer tres veces más rápido, y de manera segura y sostenible.

En fin, el diseño arquitectónico original de las casas, inspirado o no en casas tradicionales, y sus características, hicieron de cada edificio « un mundo en si mismo » [2]

« La casa más ahorradora es la más ganadora »

Al final, el premio de la casa solar más eficiente fue otorgado al equipo francés Rhône-Alpes, por su proyecto Canopea. Este equipo hizo la diferencia especialmente por el diseño y la generación de una solución frente al problema de densidad, particularmente en los corredores alpinos franceses. En Madrid, formato obligado, presentaron las dos últimas plantas del proyecto completo.

Más allá de una vivienda, el prototipo Canopea forma parte de una reflexión global sobre la densidad y el bienestar en las ciudades francesas.

La inspiración principal del proyecto es la « canopea ». Es decir la planta superior de la selva, directamente influida por la radiación solar. Considerada como un hábitat, o ecosistema, es particularmente rica en biodiversidad y productividad biológica en las selvas tropicales. Generalmente situada a más de 10 metros de altura, la canopea forma una capa superior donde se sitúa el 80% del follaje de los árboles. De ahí que más de 95% de la energía solar es captada y que 30% de las precipitaciones sean absorbidas por el follaje.

El punto de inicio de la reflexión nació de un descubrimiento en las ciudades alpinas de Francia: esas ciudades son un importante polo industrial y económico. Sin embargo, su crecimiento en zonas donde el espacio constructivo es muy raro y entonces muy caro (al pie de los Alpes), obliga a las poblaciones a vivir siempre más allá de esas zonas de trabajo. Este fenómeno de « rurbanización » (entendida como la urbanización del medio rural) provoca una extensión urbana todavía más importante. De una parte, destruye el paisaje y genera mucha polución y consumo de energía, y de otra parte, provoca un desacuerdo con la conciencia ecológica de la población (el medioambiente es muy importante para ella) y un estrés social en el hecho de no ser capaz de acceder económicamente a los centros urbanos. Esta reflexión, combinada con el análisis del contexto rhon-alpino y de su complejidad, plantea dos problemáticas esenciales :

_ Cómo diseñar viviendas colectivas que aportan un cierto confort con un mínimo de gastos energéticos y consumo de recursos naturales.

_ Cómo aportar a las poblaciones el sentimiento de bienestar de una casa individual, mientras vivien en una vivienda colectiva en un medio urbano denso.

A partir de esas problemáticas, el equipo Rhône-Alpes inició una reflexión sobre estrategias urbanas: pensar el modo de vivir a escala de barrio, en paralelo a la reflexión sobre la eficiencia energética de los edificios. Es decir, pasar de un sistema de edificios performativos pero aislados a un sistema de barrio cuya performatividad energética se produce a escala territorial (energía mutualizada entre los edificios). De hecho, apoyándose sobre su análisis territorial, el equipo desarrolló el concepto de la « NANOTOWER ». Consiste en torres de viviendas rodeadas de varias redes: eléctrica, térmica, de transportes y sociales. Están interconectadas entre ellas por medio de pasillos exteriores, terrazas jardines, y también a los servicios y equipamientos de la ciudad. Cada nanotower se compone de tres espacios distintos en varias plantas: espacio de trabajo, espacio de vivienda y espacio colectivo.

En las primeras plantas, se encuentran los locales profesionales. La proximidad de los espacios de trabajo permite disminuir los desplazamientos de los habitantes.

Los espacios de vivienda consisten en casas individuales superpuestas, una por planta. La multiplicación de casas en la misma superficie permite compartir el precio del suelo. Cada vivienda tiene las cualidades arquitectónicas y espaciales de una casa individual dentro de un bloque colectivo. Disponen de una apertura a 360° sobre el paisaje, de un contacto directo con la naturaleza y espacios de jardinería, la posibilidad de tener anexos y de dar la vuelta alrededor de la casa por medio de pasillos exteriores. Todos estos dispositivos permiten una apropiación real de la vivienda. El concepto arquitectónico de la organización de las casas es la alternancia entre espacios cerrados y espacios abiertos. Las unidades de vida que necesitan intimidad están contenidas en tres « cajas » con un mínimo de aperturas. Los otros espacios, comunitarios, están rodeados de ventanas. Aporta mucha cualidad luminosa y visual en la vivienda. Las tres cajas contienen un dormitorio, un corazón técnico con la cocina, el baño y un local técnico, y por fin un espacio evolutivo. El cuarto de baño y el dormitorio, posicionados al norte, están apartados de los espacios comunes, para evitar molestias sonoras. De hecho, la disposición de las diferentes habitaciones está pensada en función del desplazamiento del sol y de la vida cotidiana en la casa. Al Este, se encuentran cuarto de baño y cocina, debido a su uso por las mañanas, y también el espacio evolutivo que puede transformarse en dormitorio. El salón está al Sur para aprovechar de la luz natural todo el día. Esta aportación luminosa está regulada con el uso de varios tipos de protecciones solares, puestas en las paredes de la casa o al nivel de los pasillos exteriores (persianas con lamas orientables y telas micro-perforadas). Así, la intensidad lumínica se modula según la sensibilidad y la noción de confort. Las tres unidades de vida están posicionadas para dejar un grande espacio central de vida. La cocina está abierta sobre el salón, que puede evolucionar. La posibilidad de evolución de la vivienda está pensada para contestar al problema de los usos que cambian en función de los habitantes y de las necesidades a lo largo del tiempo. De hecho, el espacio evolutivo puede transformarse en despacho, en prolongación del salón o en dormitorio, y un mueble móvil puede tener tres formas diferentes, para variar la función del espacio. Los materiales dominantes son naturales: revestimiento de tierra, pinturas minerales, textil o madera… y permiten diferenciar las unidades de vida. La tierra es el material dominante por su variabilidad de colores y aspectos, además de su asociación con otros materiales, dando a cada espacio una identidad propia.

Además del diseño de las viviendas, lo que diferencia la nanotower de un edificio de vivienda tradicional es su tercera parte: la presencia de un espacio colectivo en la última planta. Disponible para todos los habitantes, favorece el vínculo social entre los vecinos. En este lugar, se encuentra también todo el equipamiento compartido (lavadora, secadora para la ropa, cocina de verano, zona de deporte y relajación, gran pantalla…). Espacio polivalente, es una planta libre que puede ser utilizada para actividades que necesitan espacio: los niños pueden jugar a cubierto, se puede hacer reuniones de copropiedad o celebrar un evento con la familia o los vecinos… Su posición a la última planta le da también una función de mirador, con una vista panorámica sobre el gran paisaje. La atmósfera del espacio está controlada por ventilación natural, a través de las lamas orientables en fachada, adaptándose a la temporada. El techo de placas solares doble vidrio filtra la luz natural, y al mismo tiempo, cree espacios de sombra y produce energía con las células fotovoltaicas. Este dispositivo se inspira directamente de los efectos del follaje de la canopea. Mientras que las plantas de viviendas están reguladas con sistemas activos, el nivel superior se regula de manera pasiva y no tiene aislamiento. Eso se justifica porque esta planta quiere ser « low-tech »: es un espacio intermediario, protegido de las condiciones climáticas (lluvia, viento, sol), que permite tener buenas condiciones de confort en cualquier momento del año. Además, este espacio tiene un papel de zona « tampón » y limita las pérdidas térmicas por el techo. Por fin, un pasillo exterior ligero periférico separa físicamente la planta con la planta inferior. Este borde tiene también un uso de protección solar para la vivienda de debajo.

Luego, la domótica tiene un papel importante en el funcionamiento de las nanotowers: permite conectar los vecinos a una red social de comunidad, gestionar los ambientes de la vivienda (térmica, luz, apertura y cierre de las persianas…), acompañar los usuarios hacía un modo de vida energéticamente sobrio (consejos, medición de consumo…), y conexión con las actividades de la ciudad.

Por fin, a nivel constructivo, el proyecto se apoya en el concepto del Core-Skin-Shell. Esta técnica consiste en organizar la estructura del edificio en tres elementos encajables, cada uno con su funcionalidad propia, su sistema de producción y su economía. Fue imaginado para el proyecto « Armadillo Box », del anterior equipo Rhône-Alpes que participó en el Solar Decathlon 2010.

El Core es un bloque compacto que contiene todos los equipamientos técnicos. Puede ser industrializado, lo que permite ganar tiempo en la edificación y no extender los fluidos.

El Skin es la envolvente performativa energética de la vivienda. Puede ser realizada a bajo coste con materiales locales. Contiene la zona templada de la vivienda.

El Shell es la parte estructural. Soporta las placas solares y las lamas orientables de vidrio. Es un caparazón que filtra la luz y regula las aportaciones solares, captando la energía al mismo tiempo.

La victoria de Canopea es el resulto de muchos años de estudios, pruebas y concurso en el seno de la escuela de arquitectura de Grenoble y su máster « Arquitectura y Cultura Constructiva ». Al final, el proyecto presenta distintos usos y tecnologías que, desde su construcción y posterior funcionamiento, contribuyen al planeta. El costo estimado final del proyecto es de 700.000 euros, mientras que el de su industrialización es de 140.000 euros.

Escaparate a tamaño real de las viviendas del futuro, el Solar Decathlon se cerró dejando muchos puntos optimistas, sobre el porvenir de las energías renovables y sus aplicaciones.

De un lado, da la ocasión de pensar en términos de competencia, con un objetivo potencialmente útil para las generaciones presentes y futuras. Lo que se trata es de buscar la máxima eficiencia ejerciendo el mínimo impacto sobre el medio ambiente. Globalmente, se trata de desarrollar proyectos de ciudades que sean más eficientes, y que producen más energía que la que consume.

De otro lado, los jóvenes estudiantes se « plantean » como los actores mayores del cambio. Son ellos los que verdaderamente están dando cuenta que se puede pensar, diseñar, construir y producir en términos sostenibles. Con la participación y el apoyo de muchas empresas e industrias de la edificación, ese proceso de competencias puede trasladarse a la realidad.

En fin, uno de los puntos más fuertes, además del desarrollo de conocimientos y prototipos, fue dar la posibilidad a la sociedad de ser conscientes de esos cambios. La competición se realizó en un área abierta al público, de forma gratuita. Respuesta a unos ejes evaluativos de la competición (la concienciación y sensibilización sobre la importancia del medioambiente y la sostenibilidad aplicada a la edificación), las visitas permitieron sobre todo sensibilizar al público frente a los cambios del medio ambiente. Ofreciendo propuestas y soluciones que podrían utilizar para su propio uso, el Solar Decathlon dio la ocasión a la gente de visualizar y concretizar las problemáticas de la sostenibilidad. Misión cumplida : La Villa Solar fue visitada por más de 220 000 personas en dos semanas de concurso, superando la primera edición de 2010.

Un gran éxito que permite seguir siendo positivo sobre un futuro menos contaminante y más habitable.

Fuentes:

HERRERA VEGAS Rodrigo, Un concurso premia la casa que le da más lugar al sol (internet), La Nacion, 2012, http://www.lanacion.com.ar/1514686-un-concurso-premia-la-casa-que-le-da-mas-lugar-al-sol (consultado el 24.10.2012).

HERRERA VEGAS Rodrigo, Una visita a la casa solar más eficiente (internet), La Nacion, 2012, http://www.lanacion.com.ar/1518445-una-visita-a-la-casa-solar-mas-eficiente (consultado el 24.10.2012).

TEAM RHÔNE-ALPES, Canopea Solar Decathlon Europe Madrid 2012 (internet), 2012, http://www.solardecathlon.fr/ (consultado el 24.10.2012).

SD EUROPE, Solar Decathlon (internet), 2011, http://www.sdeurope.org/ (consultado el 24.10.2012).

RTVE, Informe Semanal: La ciudad de la luz, Rtve,  2012,

http://www.rtve.es/alacarta/videos/informe-semanal/informe-semanal-ciudad-luz/1545465/

Imágenes:

 

PICTURES_PACK_CANOPEA, Canopea Solar Decathlon Europe Madrid 2012 (internet), 2012, http://www.solardecathlon.fr/ (consultado el 24.10.2012).

SDE2012_DP_Canopea-TRA_web, Canopea Solar Decathlon Europe Madrid 2012 (internet), 2012, http://www.solardecathlon.fr/ (consultado el 24.10.2012).


[1]          Martin Gil, arquitecto y miembro del equipo de Solar Decathlon Europe (SDE) en « Un concurso premia la casa que le da más lugar al sol » Rodrigo Herrera Vegas, La Nacion, Argentina,, 10.10.2012


[2]             monitoring : vigilancia de las medidas y sus evoluciones