1/7_OCUPACIÓN DEL SUELO // serie CRITERIOS DE EVALUACIÓN DEL URBANISMO ECOLÓGICO // Herramientas de Medición para un Modelo Urbano Mediterráneo Sostenible

Primero imagina que vives en un barrio como éste…

ecological urbanism_land occupation 1

Tu casa (y la de todos tus vecinos) es un chalet con un jardincito, un porche y un garaje (aunque en la calle nunca hay problemas para aparcar). A tu lado vive un alemán que no sabe español y al otro unos vecinos nuevos (llegaron hace 3 meses) con los que sólo has cruzado un saludo. Por la tarde quieres ir a darte un baño a la casa de tu amigo Roberto que vive en la otra punta de la “urbanización”. Como total puedes aparcar seguro en la puerta de su casa, y te da pereza andar (porque no te vas a encontrar con nadie), arrancas el coche y te vas para allá.

Tienes suerte de que Roberto viva en tu misma urbanización… porque para ver al resto de tus “colegas”, visitar a tus padres, ir de compras, o acercarte a un parque a hacer algo de deporte te toca conducir un buen rato y posiblemente pasar algún atasco que otro.

Si por el contrario vives en un barrio que se parece a éste, tus hábitos pueden ser muy diferentes…

Aquí vives en un “piso” de un edificio dentro de una manzana en una zona más o menos céntrica de tu ciudad. Aquí vive bastante gente, conoces a tus vecinos porque te los cruzas todos los días en el ascensor o por la calle (aunque con el del quinto no te hablas porque es un gil…as). Si quieres ir a ver a tu colega Roberto prefieres ir andando porque aunque está igual de lejos que antes, por el camino puedes pasar por la farmacia a comprar lo que te recetó el médico, recoger el pan y unas magdalenas en la panadería de la calle de atrás, pasar a ver a tus padres, y después ir con los niños a jugar un rato al fútbol en el parque… y todo esto si no te encuentras a tu primo Ramón, que vive al lado, y siempre que te ve te lía para hacer algo.

Si te acuerdas, cuando vivías en el “chalet” siempre acababas cogiendo el coche (aunque fueras cerca). Cuando conduces pones el aire acondicionado, la música del teléfono y de vez en cuando te llaman por el manos libres… eso es todo. Tú sólo te desplazas, vas de tu punto A a tu punto B, y los que tienes al lado hacen exactamente lo mismo. No puedes pararte, de hecho sólo quieres llegar cuanto antes.

Sin embargo cuando si vives en un piso de un barrio, como el que hablábamos antes, vas andando a todos los sitios porque en la calle hay otras cosas que ver, a parte de las vallas de las casas. En tu camino encuentras panaderías, peluquerías, supermercados, tiendas de 20 duros, colegios… de todo, así que más que desplazarte de A a B,  transitas, paseas, deambulas… e incluso te pierdes. Te puedes encontrar con amigos, familiares, desconocidos o gente que es completamente diferente a ti que vive en la misma zona que tú o que sólo está de paso al barrio de al lado.

Después de esta pequeña historia parece que el “segundo” barrio es más sostenible. En base a lo que os acabamos de contar veamos por qué:

SOSTENIBILIDAD MEDIOAMBIENTAL.  Por poner un ejemplo en él se reduce el consumo energético y las emisiones de CO2 por la abundancia de los recorridos peatonales. En las zonas centrales de las ciudades, incluso en aquellas en las que el vehículo sigue teniendo hegemonía sobre el espacio público, los recorridos peatonales pueden ser hasta el 50% de la totalidad.

SOSTENIBILIDAD SOCIAL. Como ya hemos visto en el segundo caso estamos hablando de un auténtico barrio donde el encuentro con el amigo, vecino o desconocido en el espacio público es constante.

SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA. La proximidad y accesibilidad favorece la creación del pequeño comercio, históricamente presente en el interior de nuestras ciudades. Por el contrario a las grandes superficies del extrarradio se accede casi exclusivamente en vehículo motorizado.

SOSTENIBILIDAD CULTURAL.  La forma en la que se han desarrollado nuestras ciudades (las mediterráneas) a lo largo de siglos está más relacionada con la forma en la que se vive en este barrio, y por lo tanto forma parte de nuestra cultura urbana.

Ya hemos visto entonces que un día normal de nuestras vidas es muy diferente si vivimos en un sitio o en otro. Como ya decíamos al principio de esta serie, existen herramientas que nos permiten “medir” la ciudad que habitamos y que denominamos INDICADORES DE SOSTENIBILIDAD. Mediante su uso podremos comparar, por ejemplo, los tipos de ciudad que hemos descrito anteriormente.

En relación con la historia que os hemos relatado hoy hay algunos (los relacionados con la OCUPACIÓN DEL SUELO) que miden la densidad, de personas y edificaciones, presentes en los barrios. No son los únicos, ya que existen otros que nos mostrarán la calidad del espacio público o la densidad de acontecimientos presentes, pero eso será otra historia (que trataremos en próximos artículos).

Así hoy nos proponemos responder a dos preguntas:

¿Cuánta gente vive allí?

y

¿Cuánto ocupan las casas donde viven?

Y en urbanismo estas cuestiones se “miden” de dos maneras:

·La primera (DENSIDAD EDIFICATORIA) mide cuántas viviendas hay en el barrio (en la superficie que ocupa) por lo que se mide en viviendas/hectárea.

En el primer caso que nos ocupaba podemos encontrar densidades mínimas, de hasta 15viv/Ha, frente al segundo caso donde es habitual (y deseable) encontrar densidades superiores a 100viv/Ha. A mayor cantidad de personas en una misma superficie mayor contacto entre ellas. Aumenta por tanto la posibilidad de que ocurra un encuentro casual y es más sencillo desplazarse andando para ver a un conocido (por enumerar un par de ejemplos de los que hemos hablado antes). Por cierto, como todo en la vida los excesos no son buenos, y si bien las densidades altas son deseables, un valor excesivo puede ser contraproducente.

·La segunda (COMPACIDAD ABSOLUTA) mide cuánto hay edificado en el barrio y relaciona lo que ocupan los edificios (volumen construido m3) con la superficie en la que se ubican (m2).

E:PLAYstudio_copia disco VICPROYECTOS�76_MoreThanGreenartíc

En las urbanizaciones de “chalets” podemos encontrar compacidades inferiores a 1m mientras que en los barrios construidos en manzanas es deseable obtener compacidades igual o superiores a 5m. Cuando la compacidad aumenta (hay más viviendas dentro de una misma superficie) más gente vive en esa misma zona y por tanto se producen los beneficios que comentábamos antes.

Para completar la información técnica de estos indicadores puedes consultar las páginas 457-462 de la Guía Metodológica para los Sistemas de Auditoría, Certificación o Acreditación de la Calidad y Sostenibilidad en el Medio Urbano.